San Benito: Ejemplo del verdadero católico! de cómo no se debe prestar oídos al mundo, al demonio y a la carne

0
9

Plinio Correa de Oliveira 
  

San Benito Abad

 
Legionário, 20 de marzo de 1938, N. 288, pag. 7
San Benito, el Patriarca de los Monjes de Occidente, desde niño correspondió a la gracia divina, procurando en todos los actos de su vida perfeccionarse y servir exclusivamente a Dios.
Entre tanto, hijo de padres ilustres, estos buscaban darle una educación que lo volviese apto para conquistar las glorias del mundo, y para eso lo enviarían a Roma para estudiar en grandes colegios.
San Benito no se conformó con  su situación, viéndose obligado a vivir en un medio corrompido como era en aquella época Roma, y resolvió romper completamente con el mundo, huyendo para el desierto.
Hoy, se acostumbra a suponer que esos lúgubres ermitas a donde los santos eremitas huían, estaban completamente libres de tentaciones y por lo tanto constituía una cobardía huir hacia el desierto.
Más allá de la excepcional fuerza de voluntad exigida de los eremitas para mantenerse apartados, por largos años de todo contacto con el mundo, San Benito, con la revelación de las tentaciones que sufrió, se encarga de desmentir cabalmente esa infundada afirmación.
Tan grande era la tentación que él sufría en el monte Subiaco a donde se retiró, que a veces fue necesario que él se lance en los espinos para vencerla, y por esos medios extraordinarios consiguió la completa victoria del espíritu sobre la carne.
Nuestro Señor deseaba, entretanto, que la gloria de su hijo resplandeciece en todo el mundo y que gran número de almas fuesen por él ganadas para su causa.
Reveló, por eso, su existencia a un Santo sacerdote, y dentro de poco el número de personas que deseaba vivir sobre su dirección era tan grande que fue necesario la edificación de 12 monasterios que así iniciaban la famosa Orden benedictina.
Dotado de espíritu profético y del poder hacer milagros, San Benito hizo un apostolado incalculable en su tiempo, predicando más por el ejemplo de una vida austera e irreprochable. Sus reliquias se conservan aún hoy, en gran parte, en el monasterio de Monte Casino (Italia).
Llegan casi a ser incomprensibles los pretextos inventados por el mundo para ocultar sus pecados y disminuir la gloria de los Santos de la Iglesia.
Por ejemplo, si la Iglesia nos muestra a un Santo que vivió en el mundo, venciendo las tentaciones que éste le presentaba, porque de Ella recibía esa gracia, cumpliendo aquello para lo cual había sido llamado, entonces el mundo descubre imperfecciones, diciendo que no tenía coraje de enfrentar la vida de recogimiento.
O si la Iglesia nos muestra a un Santo que pasó toda su vida en el desierto o en el recogimiento de un convento, el mundo lo acusa de ser incapaz de vivir en el siglo y por lo tanto, de ser débil.
Sin embargo, en ambos casos se es héroe, pues uno y otro deben vencerse a sí mismos y las dificultades que tienen que sobreponerse son igualmente enormes dentro o fuera del mundo. Es el mundo quien debe disculparse.
De ahí la necesidad que tiene el católico de no prestar oídos al mundo, porque el mundo siempre encuentra de qué hablar, y sólo dejaría de criticarlo cuando, pactando con sus errores, él dejase de cumplir su deber.

Medalla exorcística de San Benito

  
En el frente de la medalla aparece San Benito con la Cruz en una mano y el libro de las Reglas en la otra mano, con la oración: «A la hora de nuestra muerte seamos protegidos por su presencia». (Oración de la Buena Muerte).

El reverso muestra la cruz de San Benito con las letras:

C.S.P.B.: «Santa Cruz del Padre Benito»
C.S.S.M.L. : «La Santa Cruz sea mi luz» (crucero vertical de la cruz)
N.D.S.M.D.: «y que el dragón no sea mi guía.» (crucero horizontal)
En círculo, comenzando por arriba hacia la derecha:
V.R.S. : «Abajo contigo Satanás»
N.S.M.V. : «deja de atraerme con tus mentiras»
S.M.Q.L. : «Venenosa es tu carnada»
I.V.B. : «Trágatela tú mismo».
PAX : «Paz»
ORACIÓN PARA PEDIR SU PROTECCIÓN

Santísimo confesor del Señor;
Padre y jefe de los monjes,
interceded por nuestra santidad,
por nuestra salud del alma, cuerpo y mente.
Destierra de nuestra vida,
de nuestra casa,
las asechanzas del maligno espíritu.
Líbranos de funestas herejías,
de malas lenguas y hechicerías.
Pídele al Señor,
remedie nuestras necesidades
espirituales y corporales.
Pídele también por el progreso de la santa Iglesia Católica;
y porque mi alma no muera en pecado mortal,
para que así confiado en Tu poderosa intercesión,
pueda algún día en el cielo,
cantar las eternas alabanzas.
Amén.
Jesús, María y José os amo, salvad vidas, naciones y almas.
Rezar tres Padrenuestros, Avemarías y Glorias 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here