Novena a la Santísima Virgen de El Buen Suceso – Cuarto Día

0
454

Oración a María Santísima de El Buen Suceso

Hay momentos, Madre Mía, en que mi alma se siente en lo más profundo, tocada por una añoranza indecible. Añoro la época en que yo os amaba y vos me amabais en la atmósfera primaveral de mi vida espiritual. Tengo añoranza de Vos, Señora, y del paraíso que ponía en mí la gran comunicación que tenía con Vos.

¿No tenéis, también Vos, Señora, añoranza de ese tiempo? ¿No tenéis añoranza de la bondad que había en aquel hijo que fui?

Venid, pues, ¡oh, la mejor de todas las madres!, y, por amor a lo que florecía en mí, restauradme, recomponed en mí el amor a Vos, y haced de mí la plena realización de aquel hijo sin mancha que yo sería si no hubiera sido por tanta miseria.

Dadme, ¡oh, Madre!, un corazón arrepentido y humillado, y haced brillar nuevamente ante mis ojos aquello que, por el esplendor de Vuestra gracia, yo había comenzado a amar tanto y tanto…

Acordaos, Señora, de este David y de toda la dulzura que en él poníais. Así sea.

CUARTO DÍA

Oración inicial para todos los días

¡Oh!, Santísima Virgen María, Reina y Madre de El Buen Suceso, que te dignaste manifestar a través de la Sierva de Dios, Madre Mariana de Jesús Torres, benemérita fundadora del Monasterio de La Inmaculada Concepción de Quito, la incomparable ternura de Vuestro Inmaculado Corazón, dejándonos maternales mensajes de salvación y regeneración. Confiados y agradecidos de las inagotables bondades de Vuestra Misericordia, venimos a Vuestras Plantas para rendiros el tributo de nuestro amor y veneración.

Haced que vuestras palabras nos otorguen orientación y seguridad en medio de la actual confusión de los espíritus, para convertirnos en hijos fieles de la Santa Iglesia, dignándote alcanzarnos Buenos Sucesos para salvación de nuestras almas y de Vuestro querido Ecuador. Así sea.

Madre de las Misericordias.

La Diestra Omnipotente de la Providencia Divina es manejada por las Manos piadosas de la Virgen Inmaculada.

Providencia significa prever y proveer.

Conocer las necesidades de los hijos y darles satisfacción, es para un padre, prever y proveer.

Saber las debilidades de la naturaleza humana, sus tentaciones y caídas, crear todo un cuerpo de leyes, todo un tesoro de Gracias, es para la Iglesia, prever y proveer.

La intervención de María Santísima en el Ecuador de nuestros días tiene el valor de un milagro de la Providencia, pues María Santísima, en su advocación de Reina y Madre de El Buen Suceso, ha querido ser conocí da y honrada desde mediados del siglo XX y no en los siglos anteriores, seguramente porque nuestros siglos necesitan más de Ella que los ya transcurridos.

En efecto, si la patria ecuatoriana, cercada de enemigos, entregada al carnaval de las pasiones, es condenada a una horrible soledad en horas enteramente trágicas, se presenta Ella como último rayo de esperanza y se nombra María de El Buen Suceso.

El 27 de julio de 1941, su Imagen venerable, hechura de los ángeles, elevó sus Ojos al Cielo, los paseo por los ámbitos de su templo y los dejó ver por miles de personas.

La Virgen nos miraba con ternura y compasión por ser la primera nación en el mundo consagrada al Sagrado Corazón de Jesús.

Pidámosle que hoy, cuando asistimos al apagarse de la luz preciosa de la Fe en las almas, nos cubra y nos bendiga con sus Ojos misericordiosos.

Oh. ¡Señora de El Buen Suceso! Cobíjanos bajo el amparo del manto blanquísimo de Vuestra Misericordia.

No nos deseches jamás de Vuestro lado, y que los pliegues de dicho Manto sean para nosotros como un pabellón que nos ponga a cubierto de la Santa Ira de Dios.

Pídase la gracia que desea alcanzar por la intercesión de la Sierva de Dios, Madre Mariana de Jesús Torres.

Padrenuestro, Avemaría y Gloria.

V: Santísima Virgen del Buen Suceso.

R: Ruega por nosotros.

V: Sierva de Dios, Madre Mariana de Jesús Torres.

R: Ruega por nosotros.

MAGNÍFICAT

Proclama mi alma la grandeza del Señor,                                                                      Se alegra mi espíritu en Dios, mi Salvador,                                                                    porque ha mirado la humillación de su esclava.

Desde ahora me felicitarán todas las generaciones                                                        porque el Poderoso ha hecho obras grandes en mí.                                                        Su Nombre es santo                                                                                                      y su misericordia llega a sus fieles                                                                                  de generación en generación.

El hace proezas con Su Brazo:                                                                                        dispersa a los soberbios de corazón,                                                                                derriba del trono a los poderosos                                                                                    y enaltece a los humildes,                                                                                              a los hambrientos los colma de bienes                                                                            y a los ricos los despide vacíos.

Auxilia a Israel, su siervo,                                                                                        acordándose de Su Misericordia,                                                                                    como lo había prometido a nuestros padres.                                                                    en favor de Abraham                                                                                                     y su descendencia para siempre.

Gloria al Padre, al Hijo, y al Espíritu Santo, como era en un principio,                              ahora y siempre por los siglos de los siglos. Amén

Oración Final para todos los días

Oh, Señora del Buen Suceso, que con mirada de predilección consideráis al Ecuador! Atended a la tristeza de los días que atravesamos, caracterizados por la entera confusión de los espíritus. Nuestros corazones se vuelven hacia el Vuestro en la búsqueda de una luz, una ayuda, un aliento.

Que todos nos empeñemos más que nunca en invocaros como Madre de El Buen Suceso, con la esperanza de que así apresuréis para nosotros perturbados y confundidos, el Camino de Luz que nos conduce, en medio de las tinieblas, a Vuestro Divino y Adorado Hijo.

Así Sea.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here