Novena de Navidad – Tercer Día

0
126

Novena en honor del Divino Niño
Jesús de la Cruz del Pichincha

Por la señal de la Santa Cruz…

ACTO DE CONTRICIÓN
Señor mío, Jesucristo, Dios y Hombre verdadero, Creador, Padre y Redentor mío, por ser Vos quién sois y porque os amo sobre todas las cosas, me pesa de todo corazón haberos ofendido; propongo firmemente nunca más pecar, apartarme de todas las ocasiones de ofenderos, confesarme y, cumplir la penitencia que me fuera impuesta.
Ofrezco, Señor, mi vida, obras y trabajos, en satisfacción de todos mis pecados, y, así como lo suplico, así confío en vuestra bondad y misericordia infinita, que los perdonaréis, por los méritos de vuestra preciosísima sangre, pasión y muerte, y me daréis la gracia para enmendarme, y perseverar en vuestro Santo Amor y Servicio, hasta el fin de mi vida. Amén.

DÍA TERCERO

CONSIDERACIÓN PARA EL TERCER DÍA
Contempla al Divino Niño Jesús de la Cruz que es el Maestro de la eterna Sabiduría, del amor y la humildad. ¡Oh alma! atiende a las divinas mociones para transformar y elevar tu vida mediante, una sumisión gozosa al Divino Beneplácito, con la confianza en Dios y el conocimiento de la propia miseria; a fin de que cada instante de tu existencia se una a la Suprema inmolación de Jesús en el Calvario

ORACIÓN FINAL PARA TODOS LOS DÍAS
Jesús crecía en sabiduría y en edad, y en gracia delante de Dios y de los hombres. (Lucas 2: 52). Capullo hermosísimo y adorable, el Niño Jesús del Pichincha nos presenta al Redentor en los albores de su juventud.
Quiso su Madre, la Reina de El Buen Suceso sea honrado en el Ecuador, talvez el primer país en el mundo en tener tal honor. Jóven, Dios, Rey y Hombre…la tierna sonrisa de su faz embarga de amor y deleita suavísimamente el alma.
Es al Divino Corazón de este hermoso Niño, quien sobre el Monte Pichincha quiso beber el cáliz amargo de la crucifixión por los pecados del Ecuador, al que dos siglos después se consagraría nuestra nación, tal como Nuestra Señora de El Buen Suceso nos lo anunciaba.
Amémos al Niño Jesús del Pichincha, amémos a Nuestra Señora de El Buen Suceso, honrémoslos de corazón, pues Ellos, en un día no muy lejano salvarán al Ecuador como nos lo han revelado.


Pídase aquí una gracia al Divino Niño Jesús del Pichincha.
Padre Nuestro, Ave María y Gloria.

Divino Niño Jesús de la Cruz del Pichincha, Ten piedad de nosotros
Oh! Madre de El Buen Suceso, Ruega por nosotros.

REZE EL CUARTO DÍA DE LA NOVENA DE NAVIDAD DANDO CLICK EN ESTE ENLACE

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here