Gran proclama en defensa de la familia Ecuatoriana: Entrega en la Asamblea Nacional de 35.000 firmas en contra de la ley del Aborto

0
18

Sociedad Ecuatoriana Tradición y Acción Pro Cultura Occidental, entidad civil de inspiración católica destinada a defender los principios básicos de la Civilización Cristiana y los diversos valores que de ellos emanan –fundamentalmente la tradición, la familia y la propiedad–, presento el jueves 30 de mayo del 2019 a las 9 y 30 de mañana, formal comunicación ante la Asamblea Nacional del Ecuador en defensa de la vida y de la familia, acompañada de 35 mil firmas de respaldo contra la implantación de la nefanda ley del aborto en nuestro país.

En esta segunda etapa (ver primera presentación de 15.000 firmas a la asamblea) de grandes luchas en defensa de la familia ecuatoriana fuimos nuevamente a la asamblea para entregar las firmas antes mencionadas al Sr. Presidente de la misma, acompañados de cuatro valerosos asambleístas: Lourdes Cuestas, Roberto Gómez, Esteban Torres y Héctor Yépez, que también defienden heroicamente la familia y la vida desde la concepción, postura que corresponde al parecer y al sentir de la gran mayoría del pueblo ecuatoriano, de ese ecuador profundo, que se opone intransigentemente al doloso crimen que corresponde al asesinato de un niño inocente en el claustro materno.

La República del Ecuador, una nación de inobjetable tradición cristiana (la primera en el mundo consagrada al Sacratísimo Corazón de Nuestro Señor Jesucristo y al Sapiencial e Inmaculado Corazón de María por sus legítimas autoridades civiles), cuya población continúa profesando, con amplísima mayoría, la Fe católica, sufre hoy severas amenazas contra sus más preciados valores fundamentales,  con motivo de execrables intentonas –ampliamente orquestadas y apoyadas desde el extranjero por la izquierda internacional y el feminismo radical– dirigidas a dinamitar sus más elementales cimientos. De hecho, los enunciados más revolucionarios de ambas doctrinas, comunista y feminista, se proponen realizar, ni más ni menos, la meta ya proclamada en 1848 en el “Manifiesto Comunista” de Carlos Marx y Federico Engels: “¡Abolición de la familia!”. El mismo Marx había planteado como estrategia para alcanzar esa meta “criticar teóricamente y revolucionar prácticamente” a la familia; es decir, deshacerla, a fin de borrar toda semejanza entre la sociedad terrena y el orden jerárquico puesto por Dios en el universo, y de esa forma establecer un estado de cosas caótico, ateo y anti-Católico.
Rueda de prensa frente al pleno de la Asamblea Nacional
Así, el grueso de la población ecuatoriana empieza a abrir los ojos, muy afligida, al constatar el pernicioso contenido de varias iniciativas legislativas en trámite, tales como los proyectos de reforma al Código Orgánico Integral Penal (COIP) –en particular en cuanto concierne al contenido de su actual Artículo 150– y el proyecto de Código Orgánico de Salud, normas todas que de manera más o menos explícita tienden a lograr: aborto (léase: asesinato del ser humano en su estado de máxima indefensión e inocencia y sobretodo crimen que grita al cielo y clama a Dios por venganza según lo define la doctrina de la iglesia católica) constituido en “derecho” y financiado con recursos de los contribuyentes; “cambio de sexo” (léase: manipulación psicológica, mutilación, intervenciones quirúrgicas y hormonización de personas con disforia de identidad sexual); vientres de alquiler (léase: apertura de una suerte de mercado cautivo basado en la utilización comercial de mujeres como cuasi incubadoras); cultivo, producción, comercialización y uso de marihuana (bajo la máscara de supuestos fines terapéuticos); Instrumentalización pseudo-ideológica forzosa de la población, a través del sistema educativo ecuatoriano, en la confusa y cuestionable “Ideología de género”; todo ello alegre e irresponsablemente financiado por recursos públicos.
Campaña de recolección de firmas en contra del aborto en Ecuador

Sociedad Ecuatoriana Tradición y Acción alza su voz de protesta y solicita a los legisladores ecuatorianos que atiendan a la posición de los electores a quienes se deben y que defiendan con valentía a su país ante nocivas incursiones de agentes externos, al tiempo que respalda a los legisladores que sí han defendido los más elementales valores de su nación y se declara en pie de lucha contra los descritos intentos por socavar las más sanas raíces de la nacionalidad ecuatoriana. Por lo cual en estos momentos cercanos a las resoluciones definitivas en el segundo debate en la Asamblea, quedaran inscritos en los anales de la historia de nuestro país y en el libro de la vida en los cielos, todos aquellos que con su voto apoyen este crimen abominable.

Al mismo tiempo convoca con urgencia a todos los ecuatorianos de recta conciencia a mantener escrutinio y movilización activa sobre las decisiones adoptadas por los órganos de poder público en estos oscuros momentos.
Nosotros la Sociedad Ecuatoriana Tradición y Acción, no escatimaremos esfuerzos en esta batalla que aun continua, denunciando los errores esparcidos por las funestas doctrinas de nuestros días y levantado un frente a la impiedad insolente y orgullosa que pareciera vencer siempre…
En medio de los días funestos que atraviesa la Civilización católica en Ecuador, invoquemos a la Santísima Virgen, como Madre de El Buen Suceso, para que apresure el camino de luz que nos conduzca, a través de las tinieblas, a su Divino y Adorado Hijo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here