Asunción de Nuestra Señora: gloria inconmensurable ¿Qué pedirle?

0
175

Plinio Corrêa de Oliveira

La fiesta de la Asunción de Nuestra Señora fue proclamada dogma por el Papa Pío XII (el 1 de noviembre de 1950). Este dogma era fervientemente deseado por las almas católicas de todo el mundo, porque es una afirmación más sobre la Virgen que la pone completamente fuera de paralelo con cualquier otra mera criatura, justificando el culto a la hiperdulía que la Iglesia le rinde homenaje.

Nuestra Señora, después de una muerte muy leve, que es calificada con una propiedad lingüística muy hermosa, por los autores como la “dormición” de María Santísima, indicando que tuvo una muerte tan cercana a la resurrección que, a pesar de ser una muerte verdadera, sin embargo, parecía más un simple sueño. Nuestra Señora, después de la muerte, resucitó como Nuestro Señor Jesucristo. Fue llamada a la vida por Dios y ascendió al Cielo, en presencia de todos los Apóstoles y de un gran número de fieles.

La Asunción representa para Nuestra Señora una verdadera glorificación a los ojos de los hombres y de toda la humanidad hasta el fin del mundo y la alabanza de la glorificación que debe recibir en el Cielo.

Sería interesante si pudiéramos recomponer el lugar para imaginar, a nuestra manera, cómo se produjo la Asunción, ya que no hay descripciones sobre el hecho.

Entonces, los Apóstoles todos arrodillados, rezando. Y, con su presencia, algo inefablemente noble, sublime, recogido, interior, todo con expresiones de personajes de Frai Angelico. El cielo material se va llenando paulatinamente de Ángeles de los más diversos colores, de matices, de magníficas radiaciones, ¡de tal modo que presentan un espectáculo absolutamente incomparable!

Si Nuestra Señora pudo darle al cielo un color tan diverso y producir fenómenos tan excepcionales en Fátima, ¿por qué no habría sucedido lo mismo con ocasión de Su Asunción al Cielo? Ella en la oración, Ella que se levanta, el respeto y el recogimiento de todos los que están ahí va creciendo, Su parecido físico con Nuestro Señor Jesucristo que se hace cada vez más … La gloria de Nuestro Señor transfigura eso le comunica a Ella, que brilla cada vez más como Reina, cada vez más majestuosa, cada vez más maternal también. Todo su interior manifestándose supremo en esta hora de despedida …

Algunos Ángeles, quizás los más espléndidos del Cielo, que se acercan y hacen que la Virgen se levante. Con su ayuda se eleva y, poco a poco, el cielo cambia, esa maravilla va cambiando…

La tierra vuelve a su aspecto primitivo, los hombres vuelven a casa con la misma sensación que tuvieron en la Ascensión de Nuestro Señor, al mismo tiempo asombrados, con un anhelo innominado, desolado en algún lugar, pero cargando en su retina algo que nunca habían visto, ni podrían haber imaginado sobre Nuestra Señora.

El triunfo de Nuestra Señora que comienza en el Cielo: la recibirá toda la Iglesia gloriosa, todos los coros angelicales, Nuestro Señor Jesucristo la recibe, San José está cerca, luego es coronada por la Santísima Trinidad …

Es imposible pensar en este triunfo terrenal sin pensar en el triunfo celestial que siguió. Es la glorificación de Nuestra Señora a los ojos de toda la Iglesia triunfante y a los ojos de toda la Iglesia militante.

Ciertamente, ese día la Iglesia penitente también tuvo un derramamiento de gracias extraordinarias y no es descabellado pensar que casi todas las almas que estaban en el Purgatorio fueron liberadas por Nuestra Señora ese día. Así que también hubo una gran alegría allí. Entonces podemos imaginar cómo era la gloria de nuestra Reina …

Algo de esto se repetirá, creo, cuando venga el Reino de María, cuando veamos el mundo entero transformado y la gloria de Nuestra Señora brillar en la tierra, porque Su reinado comenzó con eficacia y días maravillosos de gracia –como nunca antes– comienzan. A anunciarse a sí mismos también. Antes de contemplar la gloria de Nuestra Señora del Cielo, ciertamente debemos contemplarla en la tierra, con algo que nos pueda dar cierto parecido con ese triunfo innominado que debió ser, incluso a los ojos de los hombres, la gloria de María.

Cuando pensamos en los triunfos que los hombres han preparado para sus grandes batallas, cuando pensamos, por ejemplo, en lo que hicieron las tropas francesas que derrotaron a los alemanes y desfilaron bajo el Arco de Triunfo, tras la Guerra del 14-18, en tantos triunfos que los romanos se preparaban para sus generales vencedores, debemos entender que Nuestro Señor Jesucristo, que es infinitamente más generoso, debe haber premiado a Nuestra Señora, en su triunfo a los ojos de los hombres, de una manera inmensamente mayor. Y que todo lo que es más glorioso y triunfante en esta hora de la Asunción de Nuestra Señora, ciertamente habrá brillado.

Meditando sobre esto, también pensamos en la virtud de preguntarle a Nuestra Señora sobre esta fiesta. Está claro que cada uno debe pedir la virtud que más le falta. Pero no sería demasiado pedirle a Ella una virtud: el sentido de Su gloria, para comprender todo lo que representa la gloria de Nuestra Señora en el orden de la creación, ya que esta es la expresión creada más alta de la gloria de Dios. Y por tanto, como debemos tener sed de afirmar, defender la gloria de Nuestra Señora en la tierra, en virtud de la combatividad llevada hasta su último extremo, siempre según la Ley de Dios y de los hombres. Y que ella nos convierta en verdaderos caballeros, verdaderos cruzados, luchando por su gloria en la tierra. Ésta, me parece, es la virtud más apropiada para pedir en esta fiesta de gloria, que es la Asunción de Nuestra Señora.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here