Novena a la Santísima Virgen de El Buen Suceso – Segundo Día

0
590

Oración a María Santísima de El Buen Suceso

Hay momentos, Madre Mía, en que mi alma se siente en lo más profundo, tocada por una añoranza indecible. Añoro la época en que yo os amaba y vos me amabais en la atmósfera primaveral de mi vida espiritual. Tengo añoranza de Vos, Señora, y del paraíso que ponía en mí la gran comunicación que tenía con Vos.

¿No tenéis, también Vos, Señora, añoranza de ese tiempo? ¿No tenéis añoranza de la bondad que había en aquel hijo que fui?

Venid, pues, ¡oh, la mejor de todas las madres!, y, por amor a lo que florecía en mí, restauradme, recomponed en mí el amor a Vos, y haced de mí la plena realización de aquel hijo sin mancha que yo sería si no hubiera sido por tanta miseria.

Dadme, ¡oh, Madre!, un corazón arrepentido y humillado, y haced brillar nuevamente ante mis ojos aquello que, por el esplendor de Vuestra gracia, yo había comenzado a amar tanto y tanto…

Acordaos, Señora, de este David y de toda la dulzura que en él poníais. Así sea.

SEGUNDO DÍA

Oración inicial para todos los días

¡Oh!, Santísima Virgen María, Reina y Madre de El Buen Suceso, que te dignaste manifestar a través de la Sierva de Dios, Madre Mariana de Jesús Torres, benemérita fundadora del Monasterio de La Inmaculada Concepción de Quito, la incomparable ternura de Vuestro Inmaculado Corazón, dejándonos maternales mensajes de salvación y regeneración. Confiados y agradecidos de las inagotables bondades de Vuestra Misericordia, venimos a Vuestras Plantas para rendiros el tributo de nuestro amor y veneración.

Haced que vuestras palabras nos otorguen orientación y seguridad en medio de la actual confusión de los espíritus, para convertirnos en hijos fieles de la Santa Iglesia, dignándote alcanzarnos Buenos Sucesos para salvación de nuestras almas y de Vuestro querido Ecuador. Así sea.

¡Soy María de EL Buen Suceso!

Un buen suceso se obtiene cada vez que luego de una ardua labor, transformamos las cosas difíciles en los resultados esperados. A lo largo de cuatrocientos años, la Madre de Dios en su advocación prodigiosísima de Nuestra Señora del Buen Suceso, ha sido fiel refugio en las mayores necesidades y ha obtenido señalados portentos y especiales gracias para el pueblo ecuatoriano.

El Ecuador y el mundo, entregados hoy al banquete de las pasiones, extraviados en la noche oscura del error y navegando en los días trágicos del naufragio de los principios de la Santa Iglesia, tendrán como sustento en la Fe, como último rayo de esperanza, precisamente a la Santísima Virgen del Buen Suceso.

Es Ella la Reina y Soberana de la República del Ecuador, la cual, regida siempre bajo su cetro y báculo pastoral, se salvará moralmente bajo la égida de tal Gobernadora.

Pídase la gracia que desea alcanzar por la intercesión de la Sierva de Dios, Madre Mariana de Jesús Torres.

Padrenuestro, Avemaría y Gloria.

V: Santísima Virgen del Buen Suceso.

R: Ruega por nosotros.

V: Sierva de Dios, Madre Mariana de Jesús Torres.

R: Ruega por nosotros.

MAGNÍFICAT

Proclama mi alma la grandeza del Señor,                                                                      Se alegra mi espíritu en Dios, mi Salvador,                                                                    porque ha mirado la humillación de su esclava.

Desde ahora me felicitarán todas las generaciones                                                        porque el Poderoso ha hecho obras grandes en mí.                                                        Su Nombre es santo                                                                                                      y su misericordia llega a sus fieles                                                                                  de generación en generación.

El hace proezas con Su Brazo:                                                                                        dispersa a los soberbios de corazón,                                                                                derriba del trono a los poderosos                                                                                    y enaltece a los humildes,                                                                                              a los hambrientos los colma de bienes                                                                            y a los ricos los despide vacíos.

Auxilia a Israel, su siervo,                                                                                        acordándose de Su Misericordia,                                                                                    como lo había prometido a nuestros padres.                                                                    en favor de Abraham                                                                                                     y su descendencia para siempre.

Gloria al Padre, al Hijo, y al Espíritu Santo, como era en un principio,                              ahora y siempre por los siglos de los siglos. Amén

Oración Final para todos los días

Oh, Señora del Buen Suceso, que con mirada de predilección consideráis al Ecuador! Atended a la tristeza de los días que atravesamos, caracterizados por la entera confusión de los espíritus. Nuestros corazones se vuelven hacia el Vuestro en la búsqueda de una luz, una ayuda, un aliento.

Que todos nos empeñemos más que nunca en invocaros como Madre de El Buen Suceso, con la esperanza de que así apresuréis para nosotros perturbados y confundidos, el Camino de Luz que nos conduce, en medio de las tinieblas, a Vuestro Divino y Adorado Hijo.

Así Sea.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here